Blog
¿Por qué hay días intercalados y años bisiestos?

¿Por qué hay días intercalados y años bisiestos?

Una de las curiosidades que tiene el calendario es la de la existencia de los años bisiestos. Cada cuatro años, el mes de febrero tiene un día de más. O de menos si nos fijamos en el resto de los meses, todos ellos de 30 ó 31 días.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué no hacer una división simple de 365/12 y otorgar 30 días a cada mes del año?

 

La explicación es sencilla...

En total, la Tierra emplea 365 días y un cuarto en dar una vuelta completa al Sol. Esas 6 horas restantes se van sumando hasta llegar a las 24, lo cuál sumaría un día de más cada 4 años.

Según este razonamiento, dividimos el tiempo en periodos de 4 años. Tres de ellos serían de 365 días y el cuarto, de 366.

Realizar este ajuste es necesario ya que si no se corrigiera esta irregularidad, los días sueltos se irían acumulando hasta causar un desorden considerable. Ocurriría que, cada 100 años, habría 25 días sueltos.

Como podemos comprobar, este asunto que aparentemente no parece ser muy relevante, en realidad sí que lo es y mucho.

Esta situación provocaría que las estaciones se fueran desplazando de sus fechas normales y no coincidirían siempre con los meses correspondientes. De esta forma llegaría un momento en el que el invierno se convertiría en verano y viceversa. Sería realmente complicado seguir el ciclo natural de las diferentes épocas del año e identificar los meses y las estaciones de la manera a la que estamos habituados.

El calendario gregoriano data del siglo XVI

Ya los antiguos romanos eran conscientes de esta situación y la enmendaron en sus calendarios pero fue el papa Gregorio XIII en el año 1582 el que ideó el anuario que conocemos en la actualidad.

El papa contaba con un asistente que era toda una eminencia en astronomía y matemáticas llamado C. Clavius. Éste se dio cuenta de que la Tierra no tarda 365’25 días en dar una vuelta completa al Sol sino que la cifra exacta era de 364’2422.

Con la anterior fórmula en la que se optaba por redondear la cifra, ocurría que cada mil años se produciría un desajuste. Para evitar esta situación Clavius propuso que sólo se añadiera un día a los años que acabasen en 00 o bien que fueran divisibles por 400. De este modo se comenzó a usar este baremo desde el siglo XVI.

Según estas pautas os proponemos una adivinanza: ¿Por qué el año 2000 fue bisiesto y en cambio no lo fue 1900 si ambos terminan por 00?

Foto | Flickr rhysasplundh

Comentarios

Qué gran artículo! Nunca me había parado a pensar por qué cada 4 años uno es bisiesto. Muuy interesante!

Dejar un comentario

Requiere campos obligatorios
CAPTCHA de imagen